Esther Díaz

ESTHER DÍAZ

Doctora en filosofía

Principal

Libros

Trayectoria académica

Capítulos de libros

Publicaciones

Medios masivos

EPISTEMOLOGÍA AMPLIADA
ESTHER DÍAZ

1. ¿Qué es la epistemología?

 

La epistemología es a la ciencia, lo que la crítica de arte al arte. El artista produce obra de arte, el crítico la analiza. El científico produce teorías y prácticas científicas, el epistemólogo reflexiona sobre ellas. La epistemología construye conceptos sobre el conocimiento, cuyos principales ejemplos son extraídos de la ciencia.

Es un debate (sin solución de continuidad a la vista) acerca  

a)      de la ahistoricidad, forzocidad,  universalidad, formalización y neutralidad ética del conocimiento científico, o 

b)      de la responsabilidad moral, el origen epocal, contingente, sesgado, interpretativo y atravesado por lo  político social, de ese conocimiento.  

Se suele denominar “línea fundadora” o “concepción heredada” [1] a quienes defienden lo primero y “epistemología crítica o alternativa” a las corrientes que postulan lo segundo.[2] Estos últimos son fuentes que derraman sentido en el presente libro.

También es tema de la epistemología el análisis de las condiciones de posibilidad para que una comunidad científica establezca acuerdos sobre problemas, métodos, simbologías y estados de las cosas. Los acuerdos, según las corrientes que adhieren a posición heredada, se desprenden del minucioso análisis de los enunciados científicos y de los procedimientos para la contrastación empírica de esos enunciados, cuyo mayor mérito es la posibilidad de ser formalizados, garantizando así su validez universal. Esto se pone en entredicho desde  posturas alternativas.

Cabe preguntarse, por ejemplo, si el concepto de universalidad no es sólo una construcción lingüística, un modo de generalizar enunciados sobre constataciones empíricas que no por numerosas dejan de ser singulares;[3] así como los enunciados, que no por ser claros dejan de ser metáforas del mundo. Pero hay algo que parece irrefutable. Las comunidades científicas proponen e imponen experimentos de valor universal. Aunque se trata de una universalidad expuesta al riesgo de que se demuestre lo contrario o que, por imprevisibles golpes del destino, sea sustituida por otra.

Veamos un ejemplo desde la ciencia. Promediando el siglo XIX, la comunidad científica acordaba en que los procesos fermentativos obedecían al accionar de componentes meramente químicos.  Pero Pasteur descubrió elementos biológicos en la producción  del ácido láctico, oponiéndose así a las verdades científicas entonces vigentes que coincidían en rechazar la idea de algún tipo de influencia de la organización y la vida en esos procesos. Pasteur, al analizar la producción de ácido láctico por fermentación diseñó pruebas para que su objeto de estudio demostrara su temple vital. Y, no sin enfrentar duras acusaciones e iracundos ataques de parte de sus oponentes, logró imponer su innovación. Se aceptó finalmente la acción de microorganismos en la fermentación que produce el ácido láctico. A partir de los experimentos -y las luchas de poder- del científico francés, no sólo se resolvió un enigma crucial, también se dio paso a una nueva disciplina, la bioquímica.

Pero nada  le cayó de regaló al científico de Lille, que debía luchar en varios frentes al mismo tiempo. En el laboratorio, abriéndose paso entre el marasmo de datos empíricos borrosos, mientras atisbaba posibles confirmaciones de sus hipótesis. En la comunidad científica, debatiendo contra quienes defendían la naturaleza puramente química de los fermentos y lo convertían en blanco de sus chicanas académicas. En el plano político, al que apelaba recordándole a las autoridades que las guerras perdidas por su país se correspondían con el desinterés de los gobernantes por la investigación científica, mientras que las ganadas le debían mucho a las inversiones estatales en investigación. La apelación a lo bélico para incrementar subsidios a la investigación ya había sido utilizada por Galileo, y se reiteró varias veces en la historia. De hecho muchos desarrollos científicos se deben a la rivalidad entre los pueblos. Es decir que lo interno –el logro de nuevos conocimientos- está directamente penetrado por lo externo.

El empeño de Pasteur en imponer sus innovaciones corría parejo con su esfuerzo científico. De nada valdría lo actuado en la soledad del laboratorio, si sus resultados no circulaban por la sociedad. Se propuso entonces divulgar personalmente sus hallazgos. Estableció y fortaleció influencias. Y, cuando finalmente sus experimentos fueron  asumidos por la comunidad, su poder simbólico, académico y económico aumentó sensiblemente.

De hecho, una vez aceptada la acción de microorganismos en la fermentación que produce el ácido láctico, Patear fue requerido para mejores cargos en París y contó con medios de excelencia para otros experimentos con resultados no menos espectaculares. Sus éxitos científicos fueron premiados por el mejoramiento de la vida, en general, y por el rédito personal traducido, entre otras distinciones y consideraciones, en el otorgamiento de la Legión de Honor y el reconocimiento personal del emperador Napoleón III primero y del presidente de Francia, luego. En épocas de declinación de las noblezas europeas, comienza a expandirse un nuevo linaje, el de la ciencia. El funeral de Pasteur tuvo lugar en el Palacio de Versalles. 

Esto no le quita un ápice de merito a su aporte, pero marca un antes y un después, es decir un acontecimiento que no repercute únicamente en el desarrollo del conocimiento o historia interna de la ciencia, sino también en la externa, es decir, en las prácticas sociales con toda su carga de poder, ética y prestigio.

En la mayoría de las innovaciones científicas hay ingredientes similares a las vicisitudes del caso Pasteur: hipótesis audaces, antagonismos profesionales, apelación al mejoramiento de la defensa de Estado como justificación de inversiones en investigación, pretensión de ecuanimidad o de superioridad moral del conocimiento. En fin, se encuentra rigor investigativo, pero también poder, ética, deseo, prestigio, política y algo más.

Imaginando como telón de fondo la historia de la ciencia, si  se piensa en los miles de estudiantes que cada año ingresan al sistema científico recibiendo una visión despolitizada del mismo, hay que concluir que estamos ante una gigantesca operación de encubrimiento.

 

 

2. Epistemología ampliada  entre la historia  interna y la historia externa de la ciencia

 

Así pues, los pequeños organismos  del laboratorio de Lille no solo conmovieron las teorías y prácticas científicas, sino también en la vida de Pasteur, que no entró sin compañía en la historia, también los fermentos sobre los que investigaba sufrieron vicisitudes. En 1880 surgió la ciencia de las enzimas y, para desconcierto del propio Pasteur, los fermentos que ya se habían impuesto como organismos vivos se convirtieron nuevamente en agentes químicos. Al abordarlos de manera diferente, a como lo había hecho Pasteur en 1858, produjeron otra realidad, o así lo parecía a la luz de la recién nacida ciencia de las enzimas.[4] Pero el devenir de la investigación determinó que las enzimas son producidas por organismos vivos,  rescatando así el logro de Pasteur, aunque actualmente existen síntesis artificiales de algunas enzimas.  

Pero independientemente de este avatar histórico-científico, Pasteur postulaba que el origen y evolución de ciertas enfermedades eran análogos a los procesos fermentativos. Considera que existen enfermedades que se producen por el ataque de agentes etiológicos procedentes del exterior del organismo, a la manera de ciertos gérmenes invaden la leche y causan su fermentación. Y logró demostrar que existen  microorganismos en el polvo atmosférico que, cuando encuentran un lugar propicio con abundante alimento (como los caldos nutritivos) proliferan. Su postura fue muy resistida por científicos de todo el mundo.

Uno de los principales razonamientos aducidos en su contra era que el papel desempeñado por los gérmenes en la enfermedad era secundario y carecía de importancia. La posibilidad de que un puñado de microorganismos fuera capaz de matar a organismos altamente desarrollados resultaba inconcebible. La historia que sigue es por demás conocida, así como la vigencia de gran parte del acerbo tecnocientífico aportado por Pasteur.

Ahora bien, a partir de los dispositivos de saber-poder que se atisban detrás de esta semblanza histórica, cabe preguntarse sobre la pertinencia de la división, con fines de estudio, entre historia externa e interna de la ciencia como orientadora del análisis de las teorías y las prácticas científicas. Porque, como queda claro en el paradigmático caso de Pasteur, si el científico se hubiera dejado avasallar por sus oponentes, por las críticas insidiosas o  por los obstáculos (no sólo epistemológicos) que debió afrontar, sus teorías no habrían trascendido. Existían pocas posibilidades por cierto de que la verdad triunfara por sí misma. Necesitó poder para imponer su verdad y ésta, a su vez, le posibilitó mayor circulación por los entrecruzamientos de fuerzas institucionales.

Evidentemente el núcleo gnoseológico, al que denominamos interno, interactúa con la supuesta exterioridad.

 

En El mercader de Venecia, de Shakespeare, el mercader no puede cortar una libra de carne del cuerpo de su deudor porque la ley permite cortar un trozo de carne al que no paga, pero nada dice acerca de derramar sangre. Y como no se puede cortar carne viva sin desangrar, Shylock no puede cobrar. Algo similar ocurre cuando se aplica la navaja de Occam[5] para delimitar el alcance de la epistemología.

 

En la construcción del conocimiento incide la integridad de la maquina social. Esto vale tanto para quienes “cortan” hacia el interior de la ciencia como para quienes  “cortan” hacia el entorno. También existen disciplinas preocupadas por los contextos no científicos de las investigaciones. Sus estudios se dirigen hacia los factores específicamente político-sociales relacionados con la empresa científica, manteniéndose  en el extremo opuesto al internalismo.[6] 

Sin embargo también hay corrientes teóricas que exploran una alternativa a la polaridad y borran límites más que establecerlos, como la antropología de la ciencia que opera sobre la complejidad de los emprendimientos científicos.[7]Bruno Latour,  especialista en estudios sobre la ciencia, considera que únicamente la desatención y el descuido de los múltiples instrumentos de análisis explican que se pueda defender un modelo que opone el contexto al contenido para evitar abordar la heterogénea y variada labor de los científicos. Concentrarse en un solo aspecto del quehacer científico es como construir un telón de acero que separara a las ciencias de los factores “extracientíficos”.[8]

Se trata entonces de saltar ese muro teórico y sumergirse en:

 

-                          las estribaciones, a veces caóticas, de los procesos cognocitivos,

-                          las indeclinables afecciones humanas y

-                          la incidencia de los elementos no humanos que forman parte de esta complejidad.

 

Adhiero a esa posición y propongo aplicar conceptos epistemológicos para abordar objetos de estudios que van más allá de la forma de los enunciados o la racionalidad de los métodos, tales como el análisis del deseo, la relación entre los cuerpos o, en general, la incidencia de la ciencia no sólo en la cultura sino también en la naturaleza. En este sentido oriento mi propio análisis desde una mirada filosófica. Es decir, desde el análisis y la elaboración de conceptos propios de una filosofía de la ciencia y la cultura que, como tal, se preocupa del núcleo duro de la ciencia, pero sin aislarlo del entretejido de fuerzas en el que se produce y desarrolla. Me guía la premisa de que la racionalidad del conocimiento, aun la más estricta y rigurosa, hunde sus raíces en

-                          luchas de poder,

-                          factores económicos,

-                          connotaciones éticas,

-                          afecciones,

-                          pasiones,

-                          idearios colectivos,

-                          intereses personales, y

-                          pluralidad de nutrientes que no están ausentes, por cierto, en el éxito o el fracaso de las teorías.[9]

 

Creo que la rampa de lanzamiento hacia lo que denomino “epistemología ampliada a lo político social” no ha de perder de vista  ni los antecedentes históricos de la disciplina, ni los conceptos de los pioneros de la filosofía de la ciencia.

 



[1] Denomino “línea fundadora” a esos primeros epistemólogos modernos y a sus seguidores. También utilizo la expresión “concepción heredada”, esta segunda denominación ha sido acuñada por Hilary Putnam en “Lo que las teorías no son” (en L. Olivé y A. R. Pérez Ransanz, Filosofía de la ciencia: teoría y observación, México, Siglo Veintiuno, 1989, p.312)  alude a la  misma corriente teórica  compartida, con diferencias internas, por  epistemólogos empiristas, racionalistas, formalistas y/o justificacionistas, desde Rudolf Carnap hasta Karl Hempel, incluyendo a Hans Reichenbach, Karl Poper, Ernst Nagel, así como a los nuevos formalistas, como Joseph Seneed, Woolfang Stegmullüer, Carlos Moulines y algunos representantes locales de esa epistemología que rechazan cualquier consideración filosófica que intente estudiar la ciencia en su relación con la sociedad.

[2] Cuando se habla de europeos preocupados por temas relacionados con la ciencia, se suele pensar en germanos y anglosajones porque ellos integraron la “corriente triunfante” (a la que se plegarían casi mayoritariamente la epistemología estadounidense y sus “satélites” culturales en lengua castellana). Pero no se debería obviar que en Alemania surgieron tamibén críticas contundentes al reduccionismo y que la epistemología francesa, en general, fue y es crítica de la epistemología desgarrada de la historia (propia de la concepción fundadora). Cabe mencionar también la apertura del estadounidense  Thomas Kuhn y del austríaco Paul Feyerabend hacia una epistemología articulada con la historia. De todos modos, la corriente técnico-analítica fue hegemónica  durante gran parte del siglo XX en epistemología; y aún lo es entre la mayoría de los científicos de las ciencias duras y entre varios epistemólogos.

[3] Estas generalizaciones son útiles para la ciencia y para la cotidianeidad, aquí se intenta problematizar la pertinencia epistemológica de la categoría de “verdad” universal, olvidando la contingencia de la realidad y los sesgos desde los que se aborda cualquier conocer (o cualquier pensar).

[4] Latour, B., La esperanza de Pandora. Ensayos sobre la realidad de los estudios de la ciencia, Barcelona, Gedisa, 2001, p. 181.

[5] Guillermo de Occam (1298-1349), filósofo nominalistas, considerado por algunos expertos como el fundador de la “ciencia experimental”, afirma que los universales no son reales (son términos que significan cosas individuales), por lo tanto, no hay razón para agregar intermediarios nominales entre las palabras y las cosas. Por ejemplo, si Andrés y Pablo tienen algo en común, no es porque exista una entidad universal “el hombre” de la que participan. Simplemente son hombre y, en este caso, son dos, no tiene sentido agregar un tercer término. La expresión “utilizar la navaja de Occam”  significa que no se deben multiplicar los conceptos sin necesidad, sino más bien tender a la simpleza.  

[6]  Es la postura de los sociólogos del conocimiento científico. En 1929 Karl Manheim publicó Ideología y utopía, donde considera que la sociología debería ocuparse de lo que Reichenbach denominó “contexto de descubrimiento” (perteneciente a la historia externa), expresando que el otro contexto, el de “justificación” (perteneciente a la historia interna), seguía siendo dominio de los epistemólogos. Véase Echeverría, J. Filosofía de la ciencia, Madrid, Akal, 1995, pp.21-21.

[7] La antropología de la ciencia, también llamada “estudios sobre la ciencia”,  se resiste a ocuparse únicamente de los asuntos internos  o externos, han proliferado desde fines del siglo XX. Suelen distinguirse cuatro grandes corrientes que operan en tal sentido. La corriente denominada “Programa fuerte en la sociología del conocimiento científico”, en el que David Bloor es uno de sus pioneros; “La antropología o etnometodología de la ciencia”, representada, entre otros, por Bruno Latour; El “Programa empírico del relativismo” o “constructivismo social”, impulsado, entre otros, por H.M. Collins y T. Pinch; y los “Estudios sobre ciencia y género”, trabajados por E.E. Keller, S. Harding, y otros teóricas y teóricos de la ciencia. Véase Echeverría, op. cit, pp. 22-32. 

[8] Latour, op. cit., p.133.

[9] La presente propuesta (a la que denomino “epistemología ampliada”) no es una sociología de la ciencia, aunque tiene un aire de familia con ella. La diferencia reside en que el sociólogo de la ciencia analiza específicamente la historia externa del conocimiento científico, mientas que el epistemólogo ampliado busca relaciones entre ambas historias, tratando de no desatender ninguna de las dos.

 

Principal

Libros

Trayectoria académica

Capítulos de libros

Publicaciones

Medios masivos